cuento de lengua para trabajo cuyo protagonista sea un espantapajaros

Por Fabiana Margolis. Yolanda Reyes, profesora y autora colombiana (Bucaramanga, 1959; fotografía gentileza Filbita 2012), es asimismo Diplomada en Ciencias de la Educación, con especialización en Literatura.»Todo humano es desde el principio de la vida un sujeto de lenguaje que precisa ser leído, descifrado y envuelto en una red de significaciones. El estímulo sensible y cultural que da el lenguaje es primordial en sus primeros años de vida. Hablamos de llevar a cabo del otro un interlocutor, alguien que se crea desde el lenguaje.»

por Fabiana Margolis

EL PROFESOR ESPANTAPAJARES

AUTOR: MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE

VALENCIA un profesor mucho más transigente, y yo entonces su joven poeta acólito, y si esas reconocidas cartas me hubiesen estado dirigidas a mí con cariño y no con rigor a algún otro aprendiz, y si además de esto no me hubiese tomado tan seriamente la voz rimbombante del poeta, tan a pecho su juicio de valor de medir lo bueno y lo malo, quizá, entonces, no me habría inclinado yo al final hacia el renegado de Gombrowicz, quien por rústico y rebelde contra los versistas me invitó desde el comienzo a redactar en mi página y triste prosa. Pero lo cierto es que ahora mayor y todo como me ve, en este momento desde mi patio y mis macetas, bajo esta higuera años, con Popy a mis pies y usted afortunadamente junto a mí nuevamente, extraño no comulgar con la poesía y los versistas. Mi sueño y mi obsesión adánica, en lo concerniente a la literatura, siempre y en todo momento habrían amado ser un artista de la palabra; no de este modo el resultado, como ven, de un contador de historias chatadas. Va a saber que en mis años mossos, me agradaba bastante usted, la mucho más hermosa mujer del pueblo… como no; que sí, que sí, le digo que sí… Y yo habría amado obsequiarle mis primeros poemas de amor, pero con mis dieciocho años… va a saber, eso era medio una carcajada y quizás una pérdida de tiempo. En esto conocí el artículo del señor Gombrowicz, ese ensayo popular contra los versistas… y me inhibió tanto tanto, en mi pobre producción, que no pude sino más bien dejar mis ilusos poemas en un cajón con llave y meditar lo mi trabajo de escritor como un mediocre prosista. Rilke, por su lado, demandaba bastante de mis proyectos poéticas, y pensé en todo lo escrito hasta el momento por mi puño, con una extraña mezcla de tristeza y íra. Si yo debía no hacer ni caso al poeta y al prosista, dios y demonio, mi intención de hacerle llegar a usted unos buenos poemas de amor se borraba con el codo: de la vergüenza, de la ineptitud juzgada por los sabios . Ni Rilke ni Gombrowicz, en su cincha, me servirían para mencionarle cuánto le amaba. En este momento usted está aquí, otra vez, en mi vida. Va a saber que pese a los años, los juicios y las directivas, lo estoy intensamente enamorado. Estos poemas son lo que lograron ser, comprenda, entre lo injuriado por el polaco y lo demandado por la lengua alemana, lo que pude redactar entre muchos prejuicios. Los saqué del cajón. Es preferible proporcionarles a saber antes que otro crítico venga a charlar de esto. Tómelos en las manos y acéptalos como quien recibe un ramo de rosas o una caja de bombones; piense tal y como si no fuesen expresiones; como de todos modos son cosas lindas. Pues el cariño no posee ningún verso que le quede ni cuento que le vaya. Quisiera que no sea tarde para algo entre nosotros.

  • Rilke, Rainer Mª (Author)

Creador: Jesús Hernández González

Jesús Hernández González. María Pérez Trujillo (Puerto de la Cruz, Tenerife). Creador, entre otros muchos, de los weblogs Crea y Aprende con Laura y Educación Física ESO MPT. Integrante de la red de Cine y Educación «Cero en Conducta».

  • Twitter

Deja un comentario