en la clasificacion de haba de lenguas semíticas arameo hebreo

Las carreras de cuadrigas en el circo eran un acontecimiento de masas en la vieja Roma, en especial en temporada imperial. La intensidad del mismo edificio donde se transformaban en la Localidad Eterna lo prueba: el Circus Maximus podía albergar en sus gradas a unos 150.000 espectadores. Inmuebles afines, al lado del teatro y anfiteatro, eran comunes en todas y cada una de las ciudades a lo largo y ancho del imperio.

Inscríbete en nuestro folleto de novedades

Aprende los modismos hebreos, diviértete con un paseo virtual por Israel, ¡revela la mejor comida local y considerablemente más!

A pesar de que los judíos charlaban árabe, inglés, francés, alemán y yiddish en su historia día tras día, todos se reunían para rezar en hebreo en el mundo entero donde estuviesen. Un idioma que se transporta en el corazón no puede descuidarse.

Un corto paseo histórico por África y Asia

El hebreo y el arameo son 2 lenguas semíticas, esto es, pertenecen a la familia de lenguas afroasiáticas que desde el siglo X aC . se extendieron por distintos zonas de Oriente y África. El hebreo fue el primogénito de los dos, datando los primeros escritos del s. X aC El arameo nació un siglo después, si bien no tardó en alcanzarle el ritmo y continuar ganándole lote hasta el momento en que desde el siglo IV aC el arameo al final depone en el hebreo, la utilización del que se redujo a acontecimientos religiosos.

Se redujo de este modo la rivalidad por el sitio de lengua vehicular a 2 bandos primordiales, el arameo y el heleno, que fueron al final apartados por la conquista árabe. Y todo semeja señalar que aquí acaba la narración de ámbas lenguas.

Fuentes semitas

— Entonces, ¿se puede sospechar que existían unos primitivos contenidos escritos arameos que manejaron los evangelistas?

— Un apunte en este sentido lo disponemos en el prólogo del Evangelio de Lucas. Allí afirma Lucas que, antes que él escribiera su Evangelio, otros varios ahora habían escrito. Después, los investigadores han reconocido diferentes fuentes. Una, que es clarísima, común a Mateo y Lucas, es la llamada fuente Q, o la fuente de los estos de Jesús.

¿Cuál es la diferencia entre idioma y dialecto? ¿Qué clase de tensiones políticas y culturales se resuelven en la hegemonía lingüística? Tras toda unificación lingüística siempre y en todo momento hay fuerzas que procuran ubicar como menor otra(s) lengua(s), restringiéndola(s) al empleo privado o, aun, promoviendo la vergüenza de su empleo en las generaciones siguientes. ¿Qué se oculta tras esta operación? ¿De qué forma marcha en la sociedad la oratoria de la unidad lingüística? En esta ocasión Lucas Fiszman nos muestra esta problemática a través del paseo personal en la educación de Ídish.

En 2007 conocí a una chavala a la que expliqué que estudiaba una lengua que no era muy habitual. En el momento en que le dije que era ídish, me respondió: «no, pero el ídish no es un idioma, es un dialecto». Frente mi pregunta de cuál es la diferencia entre una lengua y un dialecto, ella procuró aclarar que “para ser una lengua debe tener escritura… gramática…. literatura… historia, y… algo mucho más”. 4 años después, esa persona, ahora mi amiga, vivía en Israel y me alojó en su casa en el momento en que yo participaba de un curso de Ídish en la Facultad de Tel Aviv. En ese instante ella se encontraba maravillada a fin de que estudiara ídish, al unísono que de poco perdía cariño por el hebreo que empezara a estudiar al inmigrar en 2008.

Frente este rincón común de distinguir en categorías la pluralidad que charlamos , cabe preguntarse qué es un idioma, qué es una lengua. ¿Por qué razón alguien puede charlar una lengua mientras que otros solo charlan un “dialecto”? ¿Qué entendemos sobre la lengua? ¿Por qué razón en el momento en que en una búsqueda laboral se solicita una asesora administrativa políglota -prácticamente jamás un secretario- todos comprendemos que se estima que logre charlar en inglés y no nos importa si es competente en guaraní o quichua de Santiago? ¿Qué se nos está representando sobre qué es una lengua? A través del análisis de ciertas peculiaridades del ídish y su empleo, intentaremos pensar sobre un inconveniente que atraviesa muchas otras lenguas.

Deja un comentario