la edad como factor de la adquisicion de segundas lenguas

Los desenlaces de investigaciones precesoras han tolerado llegar a 2 generalizaciones extensamente admitidas por los estudiosos en adquisición de segundas lenguas: los pequeños mayores, jovenes y mayores son mucho más veloces y eficientes en los primeros estadios del estudio que los pequeños mucho más jóvenes. Otra generalización esencial, aquella que semeja corroborar la presencia de un periodo crítico para la adquisición de lenguas, se ha visto en ocasiones de adquisición en el medio natural: los pequeños con un principio tienen mucho más opciones, largo período, de lograr escenarios altos de dominio de la lengua, próximos al dominio de los hablantes originarios. La primera generalización fué constatada tanto en ocasiones de adquisición en un medio natural, como en un medio escolar o formal, si bien en este último contexto hay varios menos estudios. La segunda generalización es difícilmente constatable en ocasiones de estudio formal, en las que los escenarios mucho más altos quedan comunmente muy bajo los escenarios equiparables a los de la rivalidad nativa, ya que la cantidad y la calidad de la exposición a la lengua no son tampoco equiparables.

Es en este último contexto, de estudio en un contexto formal, donde ubicamos nuestra investigación en situaciones en las que, como en el presente, es requisito tener datos que logren reportar las actuaciones de las autoridades educativas en temas de organización de las lenguas extranjeras en educación principal y secundaria, tal como las de todos y cada uno de los implicados en los procesos de la enseñanza de lenguas. Hemos elegido 4 ideas para estructurar nuestro alegato que argumentan –suponemos– a críticas bastante extendidas entre progenitores y instructores (véase en este sentido asimismo Tuestas, Tragant y García, 1997). Podían ser considerablemente más, pero el espacio con limite del producto no nos deja. Podían ser otras diferentes así como atrayentes, pero nuestras aportaciones sobre estas están basadas en los desenlaces de nuestra ahora extendida investigación sobre los efectos del aspecto edad en la educación escolar de la lengua inglesa.

Virtudes de estudiar lenguajes en la niñez

La primordial virtud de estudiar una segunda lengua es que en edades tempranas los pequeños sienten menos vergüenza en el momento de charlar un idioma que están aprendiz.

Tengamos en cuenta que más que nada en la adolescencia y en la edad avanzada (desde los 18 años), el estudiante tiene mucho más temor a cometer fallos, así sea por carecer de seguridad, baja autovaloración o temor a ser juzgados por los compañeros de clase. Es lo que llamamos ansiedad lingüística.

Deja un comentario